Entre 1989 y 1992, Milat asesinó a dos británicos, tres alemanes y dos australianos, en total cinco mujeres y dos hombres. | Fuente: AFP

El notorio asesino en serie australiano Ivan Milat, condenado en 1996 a varias cadenas perpetuas por el asesinato de siete turistas y el secuestro de otro, falleció este domingo a los 74 años debido a un cáncer de esófago y estómago.

Milat, que nunca se arrepintió ni confesó sus crímenes, murió en el ala hospitalaria de la prisión de Long Bay en el estado de Nueva Gales del Sur, tras haber pasado la mayor parte de su condena en reclusión solitaria, informó el portal ABC.

Su muerte ha causado un gran impacto en muchos australianos que han expresado su alivio en las redes sociales, mientras que otros lamentan que los medios hayan dado la noticia y reavivado el dolor de sus asesinatos.

Entre 1989 y 1992, Milat asesinó a dos británicos, tres alemanes y dos australianos, en total cinco mujeres y dos hombres. Las víctimas, de entre 19 y 22 años, eran recogidas en coche por el asesino mientras realizaban autostop.

Milat, de padre ucraniano y madre australiana, fue detenido en 1994 después de que siete cadáveres, algunos decapitados y con señales de violación, fueran encontrados enterrados en el bosque de Belanglo State, al suroeste de Sídney.

Gracias a la información de un turista británico que fue secuestrado pero pudo escapar de Milat, la Policía pudo identificar al asesino al encontrar diversas pruebas en su vivienda.

Nacido en una familia disfuncional y violenta, Milat era el quinto de 14 hermanos y, amante de las armas, fue condenado por primera vez con 17 años por robo. Ingresó varias veces en prisión.

En 2009, el convicto se cortó la falange de su dedo meñique con la intención de enviarlo al Tribunal Supremo de Australia y en 2001 trató de suicidarse ingiriendo cuchillas de afeitar. (EFE)

¿Qué opinas?