OTAN
Jens Stoltenberg, secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). | Fuente: EFE

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, pidió este lunes que Estados Unidos y Europa se unan para contrarrestar los retos que plantea la emergencia de China en la seguridad global, aunque recalcó que no quiere al gigante asiático como un "adversario".

En una intervención y un coloquio en el encuentro "Youth Leaders 2021" de la universidad parisina Sciences Po, Stoltenberg planteó los retos globales que afronta la organización, entre los que destacó el terrorismo, la proliferación nuclear, las pandemias, las campañas de desinformación, la protección de su infraestructura, o el ascenso de China.

"Ni Estados Unidos ni Europa pueden afrontar por sí solas con estos retos", recalcó.

Sobre China, aseguró que ese país, que pronto será la mayor economía mundial, "no comparte nuestros valores, no respeta los derechos humanos, acosa a otros países y trata de debilitar el orden internacional basado en reglas".

Recordó la situación en Hong Kong y la represión de los uigures en la región autónoma de Xinjiang, el "brutal control social" de su población con métodos tecnológicos "que no habíamos visto antes".

Stoltenberg recordó cómo China ha acosado en los últimos meses a países como Australia o Canadá, o a su propio país, Noruega, cuando el Nobel de la paz de 2010 fue para el disidente chino Lui Xiaobo, y Pekín "bloqueó el diálogo político y el comercio" con el país escandinavo.

Además, el responsable de la Alianza Atlántica recalcó el fuerte impulso de China a su presupuesto militar, que tiene las mayores fuerzas armadas y está desarrollando material de defensa de alta tecnología, como aviones de combate y portaaviones.

Sin embargo, recalcó que "China no es un adversario" aunque sí citó a ese país como uno de los "retos globales" que afronta la Alianza, tradicionalmente centrada en las amenazas a la seguridad sobre Europa.

Por ello, señaló las oportunidades económicas y comerciales que ha generado el ascenso de China, que también ha permitido que cientos de millones de personas de ese país salgan de la pobreza.

"Pero debemos entender las consecuencias de un cambio fundamental en el equilibrio de poder" a escala global, insistió el exprimer ministro noruego.

En este sentido, Stoltenberg subrayó la importancia de que Estados Unidos, con el nuevo presidente Joe Biden, y Europa, refuercen su compromiso para cooperar en el seno de la OTAN.

Esta organización "es el único lugar donde Europa y Norteamérica se reúnen todos los días. Es una plataforma política única", incidió.

Confió por ello en Biden, al que considera "un firme partidario de la OTAN" y de "revitalizar" el vínculo transatlántico entre América del Norte y Europa. Aunque al mismo tiempo, advirtió de que "habrá retos" que solucionar entre ambas partes para seguir adelante.

(EFE)