El papa Benedicto XVI instó al mundo a "jamás negar, desacreditar u olvidar" el sufrimiento de las víctimas del Holocausto frente el Memorial de Jerusalén dedicado a los millones de judíos que perdieron la vida en el genocidio nazi.

Asimismo, el Pontífice alumbró este lunes la "llama eterna" en honor de las víctimas del Holocausto durante un acto oficial en el Memorial Yad Vashem de Jerusalén.

El Papa se recogió luego con los ojos cerrados en un largo silencio ante los nombres de cientos de personas que perdieron la vida en los campos de exterminio, de detención y por las persecuciones nazis durante la Segunda
Guerra Mundial.

Una oración en hebreo seguido por un conmovedor canto recordó el Holocausto.

La visita del Papa fue precedida por las polémicas entre el Vaticano e Israel por el perdón en enero a un obispo que niega la existencia de las cámaras a gas nazis.

El estado judío se opone también a la beatificación de Pío XII acusado de haber mantenido el silencio frente al exterminio de millones de judíos.