NASA

Este viernes gran parte del planeta tendrá un mañana un poco más oscura que lo habitual. A las 09:04 horas el borde de la Luna empezará a adentrarse en el disco solar provocando un eclipse.

El eclipse solar llegará una hora después de su inicio a su máxima totalidad para luego llegar a su fin a las 11:18 horas. Este fenómeno solo se verá de forma total en las islas Feroe, en el Atlántico septentrional, y en las Svalbard, en el océano Ártico. 

En Irlanda, Escocia y Noruega, zonas más boreales del planeta, también se podrá ver el eclipse solar. Por el contrario, en Europa Continental y el Reino Unido, el fenómemo solo podrá observarse parcialmente. Asimismo, por este parte del planeta, el eclipse no podrá apreciarse.

En lugares donde el eclipse será total, se podrá observar la atmósfera o corona del Sol, usualmente fuera de la vista por el intenso brillo que tiene.

DOS FENÓMENOS ACOMPAÑARÁN EL ECLIPSE

Uno de ellos es la superluna, la segunda desde que inició el 2015. Este evento celeste ocurre cuando la órbita de la Luna se aproxima a la Tierra, lo que provoca que su tamaño parezca más grande de lo habitual. 

El segundo fenómeno que ocurrirá, en el hemisferio norte, es el equinoccio de primavera. Es el momento del año en que el día y la noche tienen la misma duración o, en lo astronómico, cuando el eje de la Tierra es perpendicular a los rayos del Sol.

Aunque el eclipse solar no será afectado por estos dos fenómenos, es raro que los tres ocurran en el mismo día. 

¿ECLIPSE DEJARÁ A OSCURAS A EUROPA?

Este fenómeno pondrá a prueba la estabilidad de la red eléctrica de Europa, puesto que podría generar fluctuaciones en el suministro.

La última vez que se produjo un eclipse total del sol fue en 1999, por aquel entonces, la energía solar suponía el 0.1% lo que hace que hoy y a futuro la seguridad sea importante.