Las autoridades meteorológicas nacionales en Bélgica, República Checa, Francia, Alemania, Italia, España y Suiza emitieron advertencias de calor y aconsejaron a las personas que eviten las actividades agotadoras al mediodía y por la tarde, beban mucha agua y se mantengan fuera del sol. | Fuente: AFP

La ola de calor que sofoca a una gran parte de Europa se intensificará aún más el miércoles, con temperaturas de más de 40 grados en Francia y en España, antes de llegar a nuevos máximos el jueves y el viernes. Las autoridades están ejecutando planes de emergencia para enfrentar este evento climático con la instalación de salas de refrigeración públicas y duchas de niebla.

En Francia, se espera temperaturas máximas comprendidas entre los 35 y los 39 ºC en los dos tercios del país, especialmente en el sur y el este. El organismo público Météo France habla de un "episodio sin precedente por su intensidad y su precocidad desde 1947. Considera que las máximas de 40 ºC "probablemente se alcancen de manera puntual y posiblemente se batirán récords mensuales o incluso absolutos".

Según la información recogida por CNN, en la ciudad de París se ha activado un plan que incluye instalar 48 duchas de niebla, así como extender los horarios en las piscinas públicas. Se ha dispuesto también mantener parques abiertos durante toda la noche y abrir salas de enfriamientos en edificios públicos. 

Según los científicos, las olas de calor son cada vez más frecuentes y severas debido a la crisis climática. | Fuente: AFP

En España, la Agencia de Meteorología Aemet puso el miércoles en alerta naranja (riesgo importante) a cinco provincias del norte, con temperaturas esperadas de 42 ºC en el valle del Ebro (noreste). El jueves, un total de diez provincias del centro y del noreste estarán bajo alerta naranja. La cadena de televisión pública TVE calificó este episodio de calor como "la semana infernal". 

En Alemania el termómetro también podría llegar a los 39 ºC en el suroeste del país, así como en Brandeburgo, la región que rodea Berlín, donde los incendios forestales arrasaron ya 100 hectáreas desde el lunes. En Grecia, las temperaturas rondan los 45 ºC en todo el territorio, y en muchos municipios se han emitido alertas, temiendo incendios alimentados por los fuertes y cálido vientos llegados de África.

Llegada del desierto del Sáhara, esta ola de calor sin precedente para un mes de junio se intensificará más el jueves y el viernes. Propio de las canículas, las noches son más calurosas que habitualmente. Según el Instituto Climatológico especializado de Potsdam, los veranos más calurosos en Europa desde 1500 tuvieron todos lugar durante el siglo XXI. Por orden descendiente: 2018, 2010, 2003, 2016 y 2002.


¿Qué opinas?