Una masiva manifestación de profesores y estudiantes universitarios de Argentina atravesó el jueves calles y avenidas de Buenos Aires hasta confluir en un gran mitin en defensa de la enseñanza pública y contra la reducción de presupuesto educativo impuesto por el gobierno de Mauricio Macri.

La movilización con grandes cartelones y banderas de las 57 universidades estatales se inició temprano y terminó por la noche, en desafío a las intensas lluvias y al frío del invierno austral.

La concentración final llenó la histórica Plaza de Mayo y varias cuadras de las tres avenidas aledañas. "Es una marcha contundente. Protestamos por los aumentos ridículos de salarios que ofrece el gobierno y por la baja del presupuesto", dijo Carlos de Feo, dirigente de los docentes, en breve rueda de prensa en medio de los manifestantes.

La mayoría de las facultades del país están paralizadas desde hace cuatro semanas por una huelga de profesores. Sus salarios fueron ajustados solo un 10%, sin otra oferta que esa, cuando el cálculo de la inflación anual que hizo el gobierno en un acuerdo con el FMI espera al menos un 32%.

"No podemos comprar materiales ni equipos de trabajo"

Macri se había reunido brevemente esta semana con el Consejo de Rectores Universitarios y les dijo que por el ajuste acordado con el Fondo Monetario Internacional para recibir un salvamento financiero no habrá este año ni un peso más en obras, salarios o mantenimiento.

En medio de la marcha se conocían alarmantes datos de la corrida cambiaria que se ha convertido en pánico en los mercados, con una devaluación del peso de 13,52% sólo el jueves y 53% acumulada en el año.

"Presupuestamos todo a 16,70 pesos por dólar y hoy estamos con el tipo de cambio a 40 pesos. No podemos comprar materiales ni equipos de trabajo", dijo Laura Ferrer, dirigente gremial docente.

Las columnas marcharon al compás de orquestas universitarias y de las federaciones de estudiantes. Se escucharon duros estribillos contra el gobierno en la ruidosa y colorida manifestación.

AFP