Los socorristas franceses, italianos, alemanes y de otras nacionalidades coordinan sus esfuerzos para lograr encontrar sobrevivientes. | Fuente: EFE

Ante la espera angustiosa de los familiares, los socorristas internacionales continúan buscando sobrevivientes entre los escombros del puerto de Beirut, tras la gigantesca explosión que ha dejado más de 150 muertos.

La brutal deflagración, la más devastadora que ha vivido Líbano, suscitó la cólera de la población, que en octubre de 2019 inició un gran movimiento de protesta contra la clase política.

La indignación no hace más que crecer con un gobierno que se ha mostrado incapaz de justificar la presencia de nitrato de amonio, un químico muy inflamable, en el puerto "sin medidas de prevención", como lo confesó el propio primer ministro.

Cerca del epicentro de la deflagración, junto a los silos gigantes de cereales destruidos, los socorristas franceses, italianos, alemanes y de otras nacionalidades coordinan sus esfuerzos.

"Espero que me digan que te han retirado vivo de los escombros, habibi (mi amor)", escribió en Twitter Emilie Hasrouty, hermana de un funcionario del puerto, de 38 años, que está en condición de desaparecido.

El viernes por la mañana, cuatro cuerpos fueron recuperados por los socorristas en el puerto prácticamente destruido por la explosión del martes, que causó además más de 5 000 heridos y dejó a centenares de miles de personas sin vivienda en los barrios cercanos, alimentando la rabia de la población contra una clase política acusada de incompetencia y corrupción. (AFP)


Sepa más: