El pasado 2 de septiembre, el Poder Judicial dictó 12 meses de prisión preventiva para la pareja de esposos Rosario Madueño (46) y Jorge Tovar (48), ambos de nacionalidad chilena, por supuestamente cometer el delito de trata de personas al querer salir del país con dos bebés que nacieron vía vientre de alquiler.

La pareja llegó en 2013 para iniciar el proceso de reproducción asistida en una clínica limeña. Tras diversos intentos, optaron por la gestación subrogada. Para ello contrataron a una mujer que mantuviera en su vientre al óvulo fecundado, procedimiento que fue realizado a través de la misma clínica, y producto de lo cual nacieron unos mellizos el pasado 28 de julio en Lima.

Según la hipótesis de la Fiscalía, la pareja habría tratado de robar a los bebés. De no lograr probar su inocencia, los esposos podrían afrontar una pena de 25 años de cárcel por el delito de trata de menores.

La defensa de los esposos, Luis Felipe Cortez, apuntó que Madueño recurrió a este método luego de haber tenido 12 embarazos fallidos. Incluso, contó, que tuvo un aborto involuntario cuando ya llevaba una gestación de cinco meses.

Según Cortez, las autoridades han confundido el pago que hace la familia Tovar Madueño a la persona que llevó el embarazo. “Se está confundiendo el asunto con comprar bebés", apuntó.

¿Qué opinas?