Hasta el momento las autoridades no han dado detalles del presunto asesinato de la joven fotoperiodista. | Fuente: Instagram

La tarde de este jueves, Albertina Martínez Burgos, una fotoperiodista de 38 años que trabajaba en el canal chileno Mega cubriendo las protestas que se vienen desarrollando desde el pasado 18 de octubre en Chile, fue encontrada muerta en su departamento ubicado en el centro de Santiago de Chile.

De acuerdo con varios medios, la joven había registrado los violentos enfrentamientos entre los Carabineros y los manifestantes en contra del gobierno de Sebastián Piñera, que hasta el momento han dejado un saldo de 22 muertos y más de 200 víctimas de trauma ocular.

Según 24Horas, Martínez Burgos perdió contacto con su familia des del día martes, por lo que su pareja le pidió a su madre que acudiera hasta su departamento para confirmar que se encontrara bien. Al no obtener respuesta, la madre de la fallecida solicitó un servicio de cerrajería y, al entrar al domicilio de su hija, encontró su cuerpo sin vida.

“Claramente estamos investigando un presunto homicidio”, aseguró la fiscal Débora Quintana, quien evitó dar más detalles de la muerte de la fotoperiodista.

La fiscal también explicó que se ha reunido con los familiares directos de la víctima, así como su pareja y la madre de este. “Están en calidad de testigos porque fueron los denunciantes y es una investigación en curso”, explicó.

Un dato que ha alarmado a la familia y a las autoridades es la desaparición de la cámara, la computadora y todo el material fotográfico que la joven había recopilado durante varios días de protestas, así como otros artículos de valor.

“Albertina Martínez Burgos, fotógrafa de 38 años, fue encontrada muerta en extrañas circunstancias en su departamento ubicado en Santiago Centro. Albertina estaba documentando la situación en Chile y participaba activamente como fotógrafa en las manifestaciones. Documentó la violencia hacia las mujeres periodistas y comunicadoras. Hoy exigimos que se esclarezcan las causas de su muerte, sin dejar de mencionar que ni su computador ni cámara estaban en su departamento al momento de ser encontrada sin vida. No olvidemos su nombre, no olvidemos su rostro”, fue el pronunciamiento del movimiento “Ni Una Menos Chile”.

¿Qué opinas?