Científicos de Hungría afirman que gatos pueden interpretar correctamente la mirada humana

Los investigadores de la Universidad Eotvos Loránd, en Budapest, descubrieron que los felinos pueden aprender cuándo la mirada del ser humano tiene una carga significativa.

Científicos en Budapest descubrieron que los gatos pueden interpretar cuando la mirada del ser humano denota importancia. | Fuente: IStock

Una investigación realizada en Hungría sobre el comportamiento de los gatos está buscando pistas acerca de la habilidad de estos animales para seguir la mirada humana e interpretarla correctamente.

En este caso, el equipo de investigadores pertenecientes a la Universidad Eötvös Loránd, en Budapest, utilizaron platos de comida para realizar un experimento y determinar si el gato interpretaba la mirada de una persona como una señal para mostrarle su comida.

El test consistía en que una persona se colocaba frente al felino con dos platos con comida. A continuación, los ponía en el suelo y miraba significativamente a uno de ellos. En la mayoría de los casos, los gatos se dirigían hacia donde la mirada del ser humano se posaba.

El experimento tuvo éxito en el 70% de los casos, señalan los investigadores.

"En general, hemos decubierto que los gatos son muy buenos siguiendo la mirada del ser humano, independientemente del tipo de señal que realice. Tanto si miramos el plato insistentemente y no quitamos los ojos de él, o si miramos brevemente el plato de comida. Independientemente del nivel de complejidad de las señales, ellos siguen la mirada", explicó Peter Pongracz, líder del equipo de investigación, a la agencia Reuters.

Complejos animales

El equipo de la Universidad de Budapest realizó la prueba en 41 gatos y usaron platos de comida, entre otros utensilios, comparando este comportamiento con el de los perros.

La complejidad de esta investiación es que examina gatos, que son más desafiantes que los perros. Esta es la primera investigación en la que se emplean señales más difíciles que simplemente apuntar hacia el lugar donde quieren que los animales se dirijan.

"Los gatos aprenden espontáneamente que aquello que los humanos miran puede ser importante. Este es un experimento interesante, pues te lleva a preguntarte qué otros animales pueden aprender este comportamiento", señaló Pongracz.

¿Qué opinas?