La historia de la reina de belleza que asesinó a sus tres hijos y salió de prisión después de 30 años

Claudia Mijangos recuperó su libertad después de cumplir 30 años de prisión por un triple crimen ocurrido en 1989 en su casa de Querétaro (México). Esta es su historia. 

Claudia Mijangos en su etapa juvenil y al lado derecho el momento en que sale de prisión después de 30 años. | Fuente: El Universal

La noche del 24 de abril de 1989 un triple crimen hizo temblar a todo México. Tres niños fueron asesinados a puñaladas a manos de su propia madre mientras descansaban en su vivienda de Querétaro. La atacante resultó ser la conocida exreina de belleza, Claudia Mijangos. 

Horas antes de la tragedia, Claudia había sostenido acaloradas discusiones con su esposo por una supuesta infidelidad de ella, según la prensa local. El hecho se produjo en la colonia Jardines de la Hacienda, hoy sitio de atracción para turistas por supuestos fenómenos paranormales.

La justicia mexicana la investigó y declaró culpable. Después dispuso su reclusión en el Centro de Readaptación Social de San José Alto; sin embargo, no pasó mucho tiempo allí porque unos exámenes neurológicos presentados por su defensa determinaron que padecía de epilepsia del lóbulo temporal y esquizofrenia.

"La hoy imputada no era la primera vez que presentaba cambios de conducta, de pasar a ser una persona educada, muy religiosa, una madre ejemplar y cariñosa, a ser una mujer agresiva, ofensiva e incontrolable", explicó la defensa. 

Según el diario El Universal que cita una evaluación médico psiquiatra practicado por la especialista Mijangos Arzac, Claudia de entonces 33 años hablaba de sus hijos como si estuvieran vivos. “Me tengo que ir por mis hijos a la escuela, mis hijos me están esperando y están solos, me tengo que ir rápido", solía repetir.

Después de 30 años de cumplir su condena en el penal Tepepan de la ciudad de México recuperó su libertad el último miércoles y una sobrina se encargará de cuidarla. En una fotografía que circula por las redes sociales, se le observa con una gran bolsa plastificada llevando sus pertenencias y una expresión de dolor en el rostro. 

¿Qué opinas?