Descampado en Michoacán | Fuente: Flickr

Este domingo, 11 cadáveres con aparentes signos de tortura fueron encontrados al interior de una fosa clandestina, ubicada en el estado mexicano de Michoacán, en la ciudad de Uruapan, según informó la Fiscalía General del Estado (FGE) a Efe.

Fue un grupo de albañiles quienes encontraron las bolsas de plástico con los restos humanos, cuando realizaban excavaciones en la zona. Personal del Servicio Médico Forense llegó hasta el lugar y exhumó 11 cadáveres, cuyas identidades y sexo todavía no han sido determinados.

Los cuerpos fueron trasladados a la morgue local, en donde se encuentran siendo examinados por especialistas. Por el momento, sin embargo, las autoridades presumen que las víctimas fueron torturadas antes de morir a causa de heridas de bala.

LA HIPÓTESIS DE LA FISCALÍA

De acuerdo con la Fiscalía estatal, este crimen podría responder a las disputas entre los cárteles del narcotráfico Jalisco Nueva Generación y Nueva Familia Michoacana. Este último controla gran parte de la producción y tráfico de metanfetamina.

En relación con este crimen, las autoridades detuvieron a Luis Ayala Barragán, alias “El Vocho”, quien sería el presunto jefe de sicarios del cártel Jalisco Nueva Generación, con solo 18 años de edad.

Ayala Barragán fue identificado como el responsable del secuestro y asesinato de 16 hombres y tres mujeres, cuyos cuerpos aparecieron desmembrados y colgados el pasado 8 de agosto del 2019, en la ciudad de Uruapan.

Cabe mencionar que, desde diciembre del 2018 hasta finales del 2019, 1124 cadáveres fueron encontrados en fosas clandestinas a lo largo del territorio mexicano. Desde el 2006, además, México acumula un total de 60 000 desaparecidos en el marco de la guerra contra el narcotráfico.

¿Qué opinas?