Ministro de Comunicación de Venezuela dio positivo a la COVID-19

Jorge Rodríguez, encargado del sector Comunicación en el régimen, informó que dio positivo a la enfermedad. Actualmente en Venezuela hay 29 0888 contagios y 247 fallecidos, cifras que son cuestionadas por la oposición y organizaciones como Human Rights Watch.

Rodríguez
Poco antes de anunciar su contagio, Rodríguez informó sobre un crecimiento del número de casos positivos a la COVID-19 en Venezuela. | Fuente: AVN

El ministro de Comunicación e Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, un cercano colaborador del dictador Nicolás Maduro, anunció el miércoles que fue diagnosticado con la COVID-19, sumándose a la lista de dirigentes chavistas contagiados.

"Es mi deber informar que he recibido el diagnóstico de infección por COVID-19. Aun cuando me encuentro en buenas condiciones generales, debo cumplir con el aislamiento y los cuidados necesarios a fin de superar el cuadro viral. Un abrazo a todas y a todos", escribió Rodríguez en Twitter.

El anuncio se produce un día después de que el propio Rodríguez ofreciera un balance, vía telefónica, sobre los contagios por COVID-19 que han subido de manera exponencial desde junio.

Venezuela, con 30 millones de habitantes, alcanzó este miércoles los 29 088 contagios y 247 decesos, superando por segundo día consecutivo los 1 000 casos diarios confirmados, indicó la vicepresidenta Delcy Rodríguez en mensajes divulgados en Twitter.

Las cifras ofrecidas por el gobierno socialista son cuestionadas por la oposición venezolana y organizaciones como Human Rights Watch, al considerar que existe un subregistro que oculta la verdadera situación de la pandemia en la otrora potencia petrolera.

El pasado 9 de julio, Diosdado Cabello, considerado el número dos del chavismo, fue el primero de varios dirigentes oficialistas que informó haber contraído el virus. Le siguieron el ministro de Petróleo, Tareck El Aissami y el gobernador del estado petrolero de Zulia (oeste), Omar Prieto, entre otros.

En Venezuela, golpeada por seis años consecutivos de recesión y la inflación más alta del mundo, se decretó un "estado de alarma" desde mediados de marzo que da sustento legal a la cuarentena, cuyo cumplimiento implica la restricción de actividades económicas.

AFP