En mayo de 2011, Paul McCartney pisó suelo peruano por primera vez siendo recibido por decenas de fans que le dieron la bienvenida en el aeropuerto Jorge Chávez.

McCartney se dirigió, inmediatamente a un hotel en Miraflores, resguardado por al menos cincuenta efectivos de la Policía Nacional del Perú así como personal VIP.

En las inmediaciones del hotel cientos de fanáticos se reunieron con él y corearon su nombre, a lo que el intérprete emocionado respondió bajando del auto, y mostrando una bandera peruana.

El ex integrante de la mítica banda The Beatles, además recibió una condecoración de parte de la Biblioteca Nacional del Perú. La Medalla de Honor de plata, fue entregada, como se recuerda en una ceremonia íntima llevada a cabo en la parte trasera del Estadio Monumental.