Bruce Springsteen abrió con "Land of hope and dreams" (La tierra de la esperanza y los sueños) el concierto en beneficio de las víctimas de Sandy en el Madison Square Garden de Nueva York, que reúne en su escenario a todo un firmamento de estrellas como Los Rolling Stones y Paul McCartney.

"Esta noche es una oración por nuestros hermanos y hermanas de Nueva York y Nueva Jersey que siguen pasándolo mal", dijo The Boss tras subir al escenario de esa sala de conciertos de la Gran Manzana, donde sirvió como telonero de lujo para una larga noche de música que cuenta con Billy Cristal como "maestro de ceremonias".

El espectáculo arrancó a las 7:30 p.m. con la retransmisión de unas imágenes del paso del ciclón por la costa este de Estados Unidos, que dieron paso minutos después al legendario músico de Nueva Jersey, haciendo vibrar al abarrotado Madison Square Garden con esa canción de 1999.

Springsteen, que explicó lo "doloroso" que fue para él ver a la "especial e incluyente" costa de Nueva Jersey destruida por "Sandy", entonó otros conocidos temas como "Wrecking ball" y "Born run", este último con la ayuda de su "vecino" y también estrella del rock, Bon Jovi.

Acompañado por la E Street Band, Springsteen fue así el primero de una larga lista de artistas en alzar su voz para ayudar a los damnificados por el paso del huracán por la costa este de Estados Unidos, que golpeó con especial dureza al estado de Nueva York y a su natal Nueva Jersey.

Sandy tocó tierra en la costa de Jersey el pasado 29 de octubre y dejó a su paso al menos 125 muertos en todo el país, graves inundaciones, cortes de electricidad y miles de hogares destruidos, unas consecuencias de las que todavía están tratando de reponerse los ciudadanos de la región.

El concierto, llamado "12-12-12" por la fecha en la que se celebra, ya ha recaudado más de 35 millones de dólares con la venta de 13.500 entradas al Madison Square Garden, que se agotaron pocos minutos después de salir a la venta por un precio de entre 150 y 2.500 dólares.

EFE