Radio Ox

El líder de Zen, Jhovan Tomasevich con un contundente "no tengo nada que decirle a Salim Vera", puso punto final al incidente que protagonizaron en un pasado festival rockero en Cajamarca, donde el músico responsabilizó al líder de Libido de provocar que su banda no pueda presentarse sobre el escenario.

"A estas alturas no le diría nada a Salim Vera. Para muchas otras cosas, de menor importancia, hemos tenido la delicadeza de levantar nuestro teléfono y llamarnos", sostuvo el cantante.

"Yo esperé hasta el último minuto para sacar las cosas adelante, pero lo que vi fue actitudes de esconderse. Oí teléfonos malogrados, pero bueno cada uno carga con sus culpas".

"Cuando pasó todo este incidente muchos colegas me escribieron pública y privadamente respaldándome. Eso ya era una cachetada a la otra banda y sí se sintieron afectados porque no era la primera vez que lo hacían. Lo habían hecho antes con otros artistas".

Jhovan respaldó a su colega Toño Jáuregui, uno de los fundadores de Libido, en el derecho que lo asiste de poder interpretar los temas que la banda produjo cuando no se daba la separación.

"Toño ha explicado que Libido inició con un camino y ahora él ve cómo se va distorsionando. Me parece justo que pueda usar sus canciones", sentencia.

Jhovan será parte del próximo festival Revolución Caliente, este 25 de octubre, en el Estadio Nacional, junto a diversas bandas peruanas.

"Estoy pauteado para tocar con "Huelga de hambre". Con ellos grabé mi primer disco de música propia. Vamos a hacer un show de 30 minutos y como a las once de la noche voy a volver a subir al escenario, pero esta vez con Zen".

Andina