Foto: Difusi

Ni salsa romántica. Ni salsa de moda. Ni salsa monga. Es el turno de lo que pide la gente. Salsa de verdad. Salsa brava. Salsa dura. Salsa callejera. La trae el Festival Los Bravos de la Salsa 2. Una música que no está en las radios, pero sí en el corazón de los salseros de verdad, de los sufridos fanáticos y bailadores. La salsa está de regreso al barrio. Al estilo del Día Nacional de la Salsa que se realiza en La Isla del Encanto. Se trata del primer Megaconcierto del 2011. Su nombre lo dice todo.

Entre Los Bravos de la Salsa que vienen figuran: los soneros Wito Colón, Héctor Tricoche y Héctor “Pichie” Pérez. Los tres estarán en un Tributo a la Orquesta La Terrífica con sus temas “Pura”, “Por todas partes”, “Casa pobre, casa grande” y “De alguna manera”.

Asimismo llega Ismael Rivera Jr., digno heredero de su padre Maelo "El Sonero Mayor", con un repertorio glorioso: “Mi negrita me espera”, “No soy para ti”, “El Nazareno”, “Las caras lindas” y otros.

“Nuestra idea es presentar solamente dureza y variar el cartel de los últimos tiempos, tal como lo hicimos en mayo pasado. En la calle la gente está reclamando a los bravos. Así como existe un heavy metal en el rock, del mismo modo la salsa tiene un estilo duro y es el que vamos a mostrar”, nos dice el promotor Kuny Fajardo.

En el cartel del Festival Los Bravos de la Salsa 2 están también La Sonora Ponceña con el sensacional pianista Papo Lucca al frente, quien presentará algunas canciones que el salsero peruano está reclamando.

Otro de los atractivos será la orquesta La Selecta de Raphy Leavitt con sus canciones que son himnos en los barrios, como “Payaso”, “El buen pastor”, “Somos el son”, “Herido”, “Jíbaro soy” y “La cuna blanca”.

Si quieres salsa de verdad, ven al Festival Los Bravos de la Salsa 2 que se realizará en el Mall Aventura Plaza el sábado 29 de enero. Las entradas están a la venta en Teleticket de Wong y Metro. Además, mostrando la entrada del concierto, el estacionamiento vehicular (con seguridad garantizada) costará solamente 5 soles. La salsa regresa al barrio