El maestro Rubén Blades hizo vibrar ayer a todo México con su primera presentación en el Auditorio Nacional, en el marco de su gira Todos vuelven.

A pesar de la intensa lluvia que azotó a la ciudad de México, la gente llego a ver y a vibrar con su ídolo. "Muy buenas noches México, en verdad les agradezco que estén aquí a pesar de la lluvia que tenemos", dijo el compositor, quien acompañado por una decena de músicos abrió su concierto con "El padre Antonio y su Monaguillo Andrés". 

El concierto siguió con sus clásicas canciones: "Decisiones", "Buscando Guayaba", Juan Pachanga", "Maestra vida", "Caminando", "Ojos de perro azul", entre otras, las cuales hicieron bailar y gozar al auditorio, así como a la gente que no pudo entrar y se quedó en las calles, bajo la lluvia, pero al ritmo de Rubén Blades.

El público le agradeció este concierto con una ensordecedora ovación, tras lo cual Blades salió del escenario escoltado por los Seis del solar.

Sin embargo, el público logró con aplausos, gritos y ovaciones que Rubén regresara al escenario, tras lo cual interpretó, acompañado de sus maracas, éxitos como "Pedro Navajas" y "El guapo", con los que puso fin a este extraordinario concierto.

El cantante se presentará en Lima el próximo 10 de octubre, en la explanada del Monumental. 

ANDINA