La ciudad de Chiclayo se puso de pie y se unió al Octavo Festival Internacional del cajón peruano, y a ritmo de “rompe y raja” se vivió con gran euforia en la plaza principal de la ciudad, la gran “cajoneada”, que congregó a más de 200 percusionistas de todas las edades.

Desde tempranas horas de la mañana, el parque principal de la ciudad de la amistad se llenó de algarabía y sonidos rimbombantes con la presentación de grupos musicales como “Lundú”, “Herencias”, “La peña Lambayecana”, “Llampayec” y por supuesto como no era de esperarse “La esquina del movimiento” una Institución que lleva más de 40 años tocando el cajón peruano.

“Es la primera vez que se realiza esto en Chiclayo, es sin duda en homenaje al impulsor del cajón peruano, Rafael Santa Cruz, hemos reunido en esta cajoneada a los mejores exponentes del cajón y nos unimos de manera paralela al octavo festival del cajón peruano” indicó, María Teresa Bueza de Manzanero, representante de la Asociación Cultural de estudio musicales latinoamericanos.

Así mismo delegaciones del museo afroperuano de Zaña y Capote se unieron al evento con danzas y landós, para arrancaron movimientos espontáneos y aplausos del respetable.

Los más entusiastas, como siempre, fueron los niños, que pese al incesante sol norteño, expresaron todo su talento artístico con el cajón, considerado patrimonio cultural de la nación.

Lea más noticias de la región Lambayeque