Pese a las fuertes lluvias, la festividad de la Virgen de la Candelaria se vive con mucho fervor y alegría en Puno, hasta donde han llegado diferentes conjuntos de danzas que recorren la ciudad ofreciendo un colorido espectáculo.

La celebración a la Virgen de la Candelaria tiene como día central el 2 de febrero; sin embargo, el festejo se prolonga por más de una semana por el concurso de conjuntos de danzas que se realiza el domingo 10 de febrero en el estadio Enrique Torres Belón de Puno.

En el día central, los danzantes llegan al frontis del santuario San Juan Bautista donde se encuentra la sagrada imagen de la Virgen de la Candelaria. Turistas nacionales y extranjeros también se congregan en este lugar para presenciar el pasacalle de los danzantes.

Los integrantes de los conjuntos, de rodillas saludan a la imagen y le entregan flores como una muestra de su fidelidad luego de la misa en honor a la Virgen de la Candelaria.

Para el concurso de danzas, que se realiza el 3 y 10 de febrero, los danzantes se preparan con tres meses de anticipación. Participan más de 17 danzas en peligro de extinción, como la danza de Los Chunchos de Esquilaya, sus integrantes provenientes del distrito de Ayapata incluso tienen que recorrer varias horas para llegar a la ciudad de Puno.

La festividad concluye el 11 y 12 de febrero con la veneración a la Virgen de la Candelaria, la imagen que congrega a cientos de personas en la más grande celebración de Puno, donde se combina la danza, la música y la religiosidad.