Referencial (Alex Curinambe)

Según información propalada por el coronel PNP Julio Cadenillas Díaz, jefe policial de la provincia de Jaén (Cajamarca), los delincuentes que atacaron la comisaría del distrito de Santa Rosa se ensañaron con los efectivos del orden, por la forma cómo fueron hallados los cuerpos.

Según el oficial, el cuerpo sin vida del comisario Armando Barrantes Hurtado fue hallado en el interior de su dormitorio con tres impactos de bala en el cuerpo, junto a su hijo M.B.G. (13), el cual falleció en el centro de salud del lugar porque presentaba dos impactos de bala.

El cuerpo del suboficial de tercera PNP José Vásquez Cubas también fue hallado en su dormitorio con un impacto de bala, al igual que su conviviente Noira Callirgos Suárez (18), quien presenta un impacto de bala en el cuello (lado posterior).

Cerca al calabozo de la comisaría fue encontrado el cuerpo del suboficial de segunda PNP Milton Tandaipán Castañeda, atado de manos a la espalda y también con un impacto de bala a la altura del cuello.

Según el informe, los delincuentes permanecieron unos 20 a 25 minutos en la comisaría y cuando los ronderos escucharon los disparos fueron hasta la delegación, donde se produjo un enfrentamiento hasta que los sujetos lograron fugar llevándose ocho chalecos antibalas, cuatro pistolas, un fusil AKM y un fusil G3, además de un número aún no determinado de municiones de diferente calibre.

Lea más noticias de la región Cajamarca