Un total de 30 internos que reciben tratamiento por adicción al consumo de drogas en el establecimiento penitenciario de Chiclayo (Lambayeque) fueron beneficiados  con una chocolatada a pocos días de las fiestas de Navidad.

El acto promovido por el Instituto Nacional Penitenciario, Devida y el grupo Sembrando Amor, incluyó también a los familiares de los jóvenes sentenciados: esposas e hijos.

Los beneficiados mostraron algunas de sus habilidades y con el uso de diversos instrumentos musicales, tocaron villancicos y otros temas; luego compartieron panetón, chocolate, sándwich, empanadas, caramelos.

“Este encuentro familiar navideño forma parte de la terapia que reciben. Es todo un proceso, pero después de casi un año de tratamiento social, psicológico, médico y educativo, los resultados son positivos”, precisó la coordinadora del Programa de Intervención en Personas con Abuso y Dependencia de Sustancias Psicoactivas, Doris Reyes Morales.

Manifestó que al término del año se espera incorporar a nueve de los presos como promotores de la tarea de rehabilitación en el recinto carcelario.

Por su parte, el delegado expresó su agradecimiento por el apoyo recibido y dijo: “Afuera piensan que somos lo peor, que no servimos para nada, pero les digo que tener un error de la vida no significa que estamos muertos. Hemos aprendido de nuestros errores y seguiremos adelante, teniendo fuerzas, porque muchos estamos próximos a salir”.

Lea más noticias de la región Lambayeque