Foto: Referencial

De una tonelada de residuos hospitalarios sólidos que a diario se produce en Chimbote, 700 kilos son arrojados a botaderos, así lo dio a conocer el gerente de la red asistencial de EsSalud Áncash, Ramón De La Cruz Custodio.

Dijo que estos desechos de los laboratorios, muestras anatómicas, material descartable; jeringas y agujas que se emplean con pacientes que tienen enfermedades contagiosas, son altamente contaminantes y aun así son depositados en basurales, poniendo en riesgo el medio ambiente y a los recicladores.

Para contrarrestar esta situación, EsSalud inauguró hoy una planta de incineración de residuos hospitalarios e invocó a los directores de hospitales, consultorios y clínicas a seguir este ejemplo, ya que todos queman sus desechos de manera artesanal.

Lea más noticias de la región Áncash