Más de medio centenar de niños, que se quedaron sin un lugar donde estudiar, luego que un incendio consumiera la madrugada del viernes 4 abril el local de su escuela en Ventanilla, podrán volver a  estudiar este mismo lunes, en unos módulos que construirá el municipio de Ventanilla.

Así lo informó, el gerente de seguridad ciudadana de esta comuna, Jorge Moreno, quien se acercó hasta el asentamiento humano Jaime Yoshiyama en Pachacútec, lamentando la situación en la que han quedado los alumnos de inicial, primaria y secundaria del centro educativo "El Sol Naciente".

En horas de la mañana, solo se podía observar restos calcinados de libros, utensilios y enseres de estudio y computadoras. Lo único que quedó en pie fue la fachada de material concreto. El resto, las paredes y techos de las aulas fueron hechos en base a madera, un material altamente inflamable.

Los padres, que acudieron muy consternados, sospechan que el siniestro fue provocado por personal (profesores) que salió despedido y quedó con cierto malestar con esta institución.

Informaron que no es la primera vez que ocurre un hecho violento. Anteriormente se habían producido robos.

"La persona que ingresó lo hizo usando llaves, iniciando el fuego en el centro de cómputo donde se almacenaban los útiles e implementos utilizados por los profesores y alumnos", contaron a RPP Noticias.

La Municipalidad de Ventanilla ya envió maquinaria pesada para retirar los escombros y ha dispuesto la edificación de módulos para que los niños no pierdan las clases.

Moreno, informó que están a la espera del peritaje técnico de la Policía Nacional para conocer las causas del siniestro. Una vez que concluya las investigaciones procederán al recojo de escombros y posteriormente se instalaran los módulos de estudio.