Fotografía referencial
Las pantallas faciales cubren un área mucho más amplia de la cara, incluyendo los ojos, comprobados como vía de entrada para el SARS-CoV-2. | Fuente: Andina

A partir de este lunes, todas las personas que viajen en el Metro de LimaMetropolitano, corredores y otros buses de transporte público deberán portar obligatoriamente, además de una mascarilla, los escudos faciales como protección adicional.

Quienes no utilicen este implemento, no podrán ingresar a los trenes, según han informado las autoridades de transporte. Pero, ¿qué tan efectivos son para protegernos de la COVID-19? ¿Pueden reemplazar a la mascarilla? Aquí te contamos cuáles son las ventajas y desventajas de este implemento.

De acuerdo con un artículo publicado en la revista de la Asociación Médica Estadounidense Jama, estas pantallas son cómodas de usar, protegen los portales de entrada del virus y reducen la potencial autoinoculación, pues evitan que las personas se toquen el rostro.

Además, pueden limpiarse fácilmente con agua y jabón u otros desinfectantes comunes, sin embargo, los autores de este artículo no recomiendan su uso como única medida, sino como uso complementario a la mascarilla, el lavado de manos y la distancia social.

Entre otras ventajas, las pantallas faciales cubren un área mucho más amplia de la cara, incluyendo los ojos, comprobados como vía de entrada para el SARS-CoV-2. De acuerdo con un estudio de simulación de tos realizado en el 2014 y citado por la BBC, los protectores faciales pueden reducir la exposición total a las gotas expulsadas por la tos y los aerosoles en un 96% a una distancia de 46 cm.

El profesor del departamento de Ciencias Respiratorias de la Universidad de Leicester en el Reino Unido, Julian Tang, opina que las pantallas generales son bastante efectivas, sin embargo, no considera que son un reemplazo a las mascarillas, debido a que es posible inhalar por debajo del protector, según aclaró en declaraciones a la BBC.

Las desventajas

No todos los expertos coinciden en que estos protectores sean una buena opción. Aaron Glatt, director del departamento de medicina del hospital Mount Sinai South Nassau de Estados Unidos, cree que las pantallas benefician a las personas dependiendo de quién las use.

"Recomendamos su uso en el caso de un trabajador sanitario, por ejemplo, que debe entrar en la habitación de un paciente que tiene o se sospecha que tiene covid-19 y no lleva mascarilla", explica. "En ese caso, el potencial de que el paciente expulse partículas de virus es grande y es importante proteger los ojos del trabajador sanitario con gafas o con una pantalla facial, por encima de la mascarilla", agrega.

En un contexto comunitario, sin embargo, el especialista recomienda el uso de la mascarilla por encima del de la pantalla, debido a que es más efectiva para evitar el ingreso del virus. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), tampoco recomiendan su uso en el contexto de la vida cotidiana o como sustituto para los cubrebocas quirúrgicos o de tela.

Por otro lado, si tenemos en cuenta que la Organización Mundial de la Salud no ha descartado la transmisión del virus por vía aérea, estas pequeñas partículas suspendidas en el aire podrían pasar por debajo del protector facial.

"Creemos que la ruta de transmisión primaria de la COVID-19 es a través de las gotas, con lo cual hay dos formas de protegerse de ellas: una es cubriendo tu boca y tu nariz con una mascarilla, pero eso deja el resto de tu cara al descubierto", señala Luis Ostrosky, profesor de enfermedades infecciosas de la Escuela de Medicina McGovern de UTHealth de Houston. Por tanto, el uso del protector facial, complementario a la mascarilla, sí puede brindar una protección más amplia contra la COVID-19.

Newsletter Todo sobre el coronavirus

La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.