El presidente de la República de Bolivia, Evo Morales, visitó las ruinas incas de Pisac en el Cusco bajo una torrencial lluvia y con un cielo cargado de bastante nubosidad.

El mandatario boliviano llegó a conversar en quechua con varios pobladores que viven cerca de las ruinas de Pisac y luego se digirió al parque principal de Pisac con la finalidad de comprar artesanía.

Evo Morales se moviliza con un fuerte resguardo de la Policía Nacional, así como de la guardia personal que llegaron con él procedente desde La Paz (Bolivia)

Lea más noticias de la región Cusco