La Defensoría del Pueblo inició el despliegue de sus actividades de supervisión en 9 regiones del país
La Defensoría del Pueblo inició el despliegue de sus actividades de supervisión en 9 regiones del país | Fuente: Andina

El próximo domingo, 4 de diciembre, se llevará a cabo la segunda vuelta de las Elecciones Regionales 2022, en la que se elegirá, entre 18 candidatos, a los gobernadores regionales de Amazonas, Cajamarca, Callao, Cusco, Lambayeque, Lima Provincias, Moquegua, Pasco y Piura.

Al respecto, la Defensoría del Pueblo informó hoy, domingo, que ya ha iniciado el despliegue de su personal a fin de supervisar el normal desarrollo de los comicios en dichas jurisdicciones del país.

Derecho al voto en igualdad de condiciones

La Defensoría precisó que, al igual que la jornada electoral del pasado 2 de octubre, sus actividades de supervisión tendrán como objetivo garantizar el derecho al voto ciudadano en condiciones de igualdad, con especial énfasis de los sectores más vulnerables, como son las mujeres, personas adultas mayores y con discapacidad, población LGBTI, entre otros.

Asimismo, indicó que "velará porque el proceso electoral se desarrolle sin injerencias de ningún tipo, para lo cual se verificará el cumplimiento de las normas que prohíben el ejercicio de actividades proselitistas dentro y fuera de los locales de votación".

Para ello, la entidad informó que se desplazará a personal de 13 sedes, entre oficinas y módulos defensoriales que tienen a su cargo una determinada competencia territorial.

En Cusco se desplazará a personal de la sede ubicada en la capital de región y de los módulos defensoriales de La Convención y Pichari. En Lima Provincias, la supervisión estará a cargo de personal de las sedes de Lima Norte, Lima Este y Lima Sur.

Finalmente, en Cajamarca se desplegará a personal de la oficina defensorial ubicada en la capital de región, así como del Módulo Defensorial de Jaén.

Cabe precisar que en la jornada anterior, específicamente el 1 de octubre, se pudo verificar que 595 locales de votación no contaban aún con el material electoral y se observó propaganda en los exteriores de 882 centros de sufragio.

Asimismo, se detectó que alrededor de un tercio de los locales de votación supervisados no contaba con rampas de acceso, pese a que más del 88 % contaba con votantes con discapacidad. Los casos más críticos se reportaron en Puno, La Libertad, Loreto y Ayacucho, donde más del 40 % de los centros de sufragio supervisados carecían de rampas al ingreso.