Entre el halago y la ofensa: la verdadera historia de Valicha

Muchos en vida la reconocieron. Uno de ellos es el homenaje "La Ñusta de Oro" en tiempos de Velasco Alvarado.
RPP/Referencial

Valeriana Huillca Condori, campesina cusqueña del distrito de Acopía, provincia de Acomayo, más conocida como "Valicha", falleció a los 87 años, un 28 de mayo del 2014. Es decir, hace dos meses.

Todos sabemos la historia de que ella fue la musa que inspiró las letras de uno de los huaynos más emblemáticos del Perú, pero pocos saben los entretelones de una historia, que podría revelar que este apelativo, más que un halago, representó en una época de su vida, una frase despectiva.

Vladimir Alejo Hurtado Sánchez, sobrino carnal de Miguel Ángel Hurtado Delgado, autor del huayno “Valicha”, nos cuenta la historia

vidas paralelas de miguel hurtado y valeriana huillca 

Miguel Ángel Hurtado y Valeriana Huillca vivieron en Acopía. El primero nació en 1922 y Valeriana en 1927, tal como lo asegura el historiador cusqueño Víctor Angles; pero ambos tuvieron distintos orígenes, pues Miguel Ángel provenía de rancio abolengo terrateniente y Valeriana de origen campesino, era la jovencita más hermosa del pueblo y por ende, codiciada y requerida en amores por los jovenzuelos de la zona, entre ellos, Miguel.

Con el paso de los años, él viajó a Lima con el fin de realizar estudios en la Universidad Católica en la Escuela de Periodismo, hecho que le permitió publicar una revista que la tituló “Acomayo” . A merced  de sus conocimientos de música y canciones andinas, llega al Ministerio de Educación, desempeñando el cargo de asesor de la Comisión Calificadora de Conjuntos Folklóricos de Bellas Artes, junto a José María Arguedas, quedando como prueba de esa labor una resolución directoral firmada por el gran novelista de “Todas las sangres”. 

Historia de “Tusuy” con letras en castellano

Siguiendo con el hilo de la historia, su sobrino nos cuenta "cuando Miguel Ángel tenía 20 años, vuelve de Lima a su tierra natal Acopia y en compañía de su hermano Evelio y los músicos Vicente Alcca, Romualdo Bruna y otros, se reúnen y ponen en pentagrama una melodía que la denominan “Tusuy”, con letras en castellano, compuesta para recordar al pueblo que los vio nacer y en homenaje a la belleza de la mujer andina.

Las letras originales de éste tema, en castellano eran:

cholita flor de la sierra / jilguero andino / lozana hermana / entre las pajas bravas / y valles andinos /  qué estarás haciendo / seguro que estás cantando / las memorias nuestras / de nuestro dulce amor / entre las pajas bravas / y valles verdes / cholita hermana / si tú supieras lo que hago / sufriendo y llorando / por nuestras querencias / con esta amarga suerte / que del llanto y goce / se saca la vida...”

Pasaron los años y el autor del huayno  al volver de Lima a la provincia de Acomayo en Cusco, se encuentra con sus amigos y se dan con la ingrata noticia de que la moza más linda de Acopía, se había fugado al Cusco y estaba sirviendo en las picanterías.

En éstos tiempos, el machismo era fuerte y como Valeriana era ahijada de la familia Hurtado, premunidos de esa autoridad van a ‘rescatarla’ y devolverla al hogar. tiempo después, Valeriana se fugaría con el cholo maqta “Ciscucha” Francisco Hancco, llegando a tener siete hijos con él.

De ahí, afectado por el dolor , utilizando la misma melodía, de Tusuy,  Miguel Angel Hurtado escribe las letras del huayno “Valicha”, la misma que tenía otra connotación, más de burla y hasta ofensiva. Las letras en quechua estaban divididas en tres estrofas y decían lo siguiente:


Primero estrofa “…Valicha lisa p’asñawan / niñachay deveras / maypiñas tupanki / Qosqo uraytañamas / niñachay deveras / maqt’ata suwashian…”, siguiendo con la segunda estrofa “…Qosqoman chayaruspari / niñachay deveras / imatas ruwanka / Ajha wasikunapis / niñachay deveras / sarata kutanqa…”

Finalmente  la tercera estrofa señalaba lo siguiente “…Chaykunallataraqchus / niñachay deveras / valicha ruwanman /cCuartel punkukunapis / niñachay deveras / sonqota suwanqa…”

En castellano éstas letras significan:  Valicha, chola lisa, dónde estarás, seguro que estas en las partes altas del Cusco, con el hombre que te ha robado. Seguro niñita que estarás en la picantería moliendo maíz, Al parecer, eso no sólo estás haciendo, seguro  que también estás por los cuarteles robando los corazones.

Como se concluirá, ambas canciones tienen una misma melodía musical, pero diferente letra. Una en castellano y la otra en quechua. Cabe precisar que tanto “Tusuy’ como ‘Valicha’ están inscritas y registradas; la primera fue inscrita en la Biblioteca Nacional en la Partida N° 558 en 1947 y “Valicha” en la partida N° 239 – 1958.

Valeriana Huillca, la inmortal “Valicha”

Tras la muerte de Valicha el 28 de mayo del 2014, amigos, autoridades y los hermanos Hurtado Sánchez, llegaron hasta Acopia para darle el ultimo adiós y cantar entre todos, el conocidísimo huayno, pero variando sus letras.

“El gran valor de ‘Valicha´ es haberse sentido dispuesta a apoyar las gestiones de su pueblo, pues cuando las autoridades regionales o ministeriales no querían recibir a las delegaciones de Acomayo o Acopía, Valeriana se ofrecía para encabezarlas y su sólo nombre abría puertas. Ella se sentía contenta de ayudar a los suyos, fue no sólo una bella mujer, sino una lideresa en su pueblo”, dice Mauro Hancco, nieto de Francisco “Ciscucha”, esposo de Valeriana Huillca.

Muchos en vida la reconocieron. Uno de ellos es el homenaje “La Ñusta de Oro” en tiempos de Velasco Alvarado. Años más tarde, la reconocerían como “Regidora Vitalicia” en el Concejo de la Municipalidad Provincial de Acomayo, donde debido a su pobreza y precarias condiciones en que vivía, le aprobaron una pensión de 250 soles, durante la gestión del entonces alcalde Alipio Ramos Villares.

Hasta un año antes de su deceso, la octogenaria Valeriana Huillca no faltaba en los desfiles cívicos de saludo a la ciudad del Cusco en el mes de junio, en nuestra Plaza de Armas. Ella llegaba  con su atuendo y su sombrero, con la delegación de autoridades y regidores, y saludaba a los cusqueños.

El mejor homenaje a Valeriana Huillca es declararla como Patrimonio Nacional de la Música Andina el huayno Valicha y promover concurso nacionales para rescatar a los cultores, principalmente a los jóvenes valores.

Agradecemos a Roberto Romero Arce,  Nancy Iruri y al profesor Vladimir Hurtado,  por el apoyo, para la recopilación de la información y fotos  que hicieron posible la presente crónica para RPP Noticias.

Por: Adelaida Letona

Lea más noticias de la región Cusco