Equipo élite de Dircote y Dinincri investiga crimen en comisaría de Jaén

Daniel Lozada, ministro del Interior, dijo en RPP Noticias que este ´excecrable crimen´ lo habría cometido una banda de delincuentes del norte que amedrentan y extorsionan a los pobladores.

El ministro del Interior, Daniel Lozada, informó que un equipo de élite de la Dirincri y Dircote de la Policía Nacional realiza las investigaciones del “execrable crimen” cometido por una banda de delincuentes que asesinó a tres policías y dos civiles en la comisaría del distrito de Santa Rosa de la Yunga, en Jaén.

En diálogo con RPP Noticias, precisó que el grupo policial permanecerá en la zona hasta hallar a los responsables de los asesinatos, en los que incluso se remató a las víctimas.

“Esto es un crimen abyecto, abominable, execrable, que no tiene límites y que va más allá de un delito de lesa humanidad, es un delito que va a remorder las conciencias de mucha gente”, expresó.

Indicó que se barajan diversas hipótesis, la principal refiere a una banda de delincuentes que transita por el norte del país amedrentando y extorsionando a los ciudadanos.

Negó tener información con respecto a que los efectivos de la comisaría hayan sido amedrentados con anterioridad, al referirse a un informe peridístico que señala que el ataque habría sido en venganza por la detención de integrantes de la banda en noviembre pasado.

Al preguntarle por una presunta liberación judicial de delincuentes de la zona, el titular del Interior dijo que es necesario que el Poder Judicial, Ministerio Público, Policía Nacional y ciudadanía en general trabajen de manera organizada.

“Es importante trabajar en equipo porque las individualidades, lejos de hacer un trabajo espectacular, genera desorden”, advirtió.

Informó además que se ha dispuesto dotar de un patrullero permanente y mayor número de efectivos a esta dependencia policial, con sistemas de alarmas temprano.

Según las primeras informaciones, aproximadamente las 10 de la noche del domingo cinco sujetos con armas de fuego de largo alcance y chalecos antibalas atacaron el puesto policial donde se encontraban el comisario Armando Barrantes Hurtado, su hijo de iniciales D. B. G.(13), los suboficiales PNP Nilton Joel Tandaypán Castañeda y José Víctor Vásquez Cubas, así como la pareja de este último, Noira Callirgos Suárez (18).

Martha Guerrero Cieza, esposa del suboficial Barrantes Hurtado, también se encontraba en la comisaría al momento del ataque, pero se salvó de morir porque se escondió debajo de una cama.