Referencial

Más de un centenar y medio de policías llegó a la provincia de Espinar  (región Cusco) para garantizar que la mesa de diálogo entre las autoridades locales y los ministros se realice sin contratiempos.

Los agentes antimotines llegaron temprano a la ciudad para reforzar al contigente policial que se encontraba en la zona desde días antes.

En tanto, el alcalde de Espinar, Óscar Mollohuanca, aseguró que la población de su provincia siente una gran expectativa por la instalación de la mesa de diálogo.

"Esperamos que la mesa de diálogo se instale sin mayores problemas y se establezca la agenda a desarrollar, y así en un período prudente poder solucionar los temas ambientales y sociales" recalcó.

Lea más noticias de la región Cusco