Una repentina muerte tuvo un evangélico Rosendo Cutipa cuando realizaba una vigilia en compañia de dos pastores al interior de la iglesia pentecostal Dios es Amor, ubicada en el centro de la ciudad de Chincha.

Momentos antes de su muerte, rezaba con los pastores Juan Sosa y Adolfo Leiva Alcantara, cuando se sintió mal y fueron sus compañeros quienes lo trasladaron de emergencia al hospital San Jose pero los médicos solo certificaron su deceso.

El Ministerio Público dispuso el traslado del cuerpo hacia al morgue de la ciudad.

Lea más noticias de la región Ica