En conferencia de prensa, el Gobierno confirmó la muerte de 11 efectivos policiales, de los cuales uno de los cuerpos aún no ha sido encontrado; y de ocho pobladores durante los enfrentamientos registrados en la zona de Bagua.

La titular del Interior, Mercedes Cabanillas lamentó además que 108 nativos resultaran heridos durante el enfrentamiento, del cual responsabilizó a Alberto Pizango, presidente de Organización Nacional de los Pueblos Indígenas Amazónicos de Perú (Aidesep).

"Yo encuentro que este señor es absolutamente responsable quizá me podrán decir no materialmente, pero sí intelectualmente", enfatizó Cabanillas.

Según la ministra del Interior, el dirigente nativo ha manipulado a nativos haciéndoles creer que el agua y sus terrenos ya estaban vendidos o privatizados; desconociendo que 15 hectáreas en donde habitan las comunidades nativas son intangibles por Ley, considerándose santuarios ecológicos.

De otro lado, Cabanillas aseguró que se ha encontrado en propiedad de los nativos amazónicos ocho de fusiles AKM, pistolas y destacó las motivaciones políticas del presidente de Aidesep, Alberto Pizango.