Los huaicos destruyeron vías aledañas al río Colca.
Los huaicos destruyeron vías aledañas al río Colca. | Fuente: IGP

El último jueves, un deslizamiento de tierra afectó el distrito de Achoma, en la provincia de Caylloma, en Arequipa. El Instituto Geofísico del Perú (IGP) descartó que el huaico haya sido producto de un movimiento sísmico, a pesar de que sus radares detectaron señales anómalas.

El Dr. Hernando Tavera, presidente ejecutivo del IGP, aclaró que las señales asociadas a la ocurrencia de un sismo se caracterizan por presentar altas frecuencias. En este caso, las señales sísmicas registradas se catalogaron como inusuales porque presentaban frecuencias muy bajas y duraciones bastante largas, lo cual estaría asociado a desplazamientos lentos de volúmenes importantes de tierra.

Es probable que en el transcurso de los días se sigan produciendo deslizamientos con volúmenes muy pequeños. “El mayor volumen de masa de tierra ya se deslizó, ahora los suelos están buscando su equilibrio por lo tanto invocamos a la población a mantener la calma”, enfatizó. 

Monitoreo del PerúSAT-1 

Ante ello, la Agencia Espacial del Perú (Conida) programó, de acuerdo con su órbita, el satélite PerúSAT-1 para la toma de imagen satelital de la zona afectada por el deslizamiento. La fotografía fue tomada el 20 de junio y ese mismo día fue entregada al Ministerio de Agricultura y Riego y al Centro de Operaciones de Emergencia Nacional para la evaluación del desastre. 

Durante el estado de emergencia por COVID-19, la Agencia Espacial del Perú continúa trabajando en la programación y operación del Sistema Satelital Peruano para atender casos de emergencia a nivel nacional, como el ocurrido en el distrito de Achoma, provincia de Caylloma, en Arequipa.

El titular del IGP dijo que los deslizamientos no producen sismos desde un punto de vista tipológico. Explicó que un sismo es la ruptura de una roca que genera liberación de energía en forma de movimiento; mientras que, un deslizamiento es el registro de un desprendimiento de masa de tierra o caída de piedras. “Un sismo si puede ser un detonante para que se produzca un deslizamiento siempre que los suelos estén en condiciones inestables”, agregó.

Tavera precisó que el Cañón del Colca es una zona propicia para los deslizamientos por su cercanía a la ribera de los ríos sobre todo en época de lluvias. Al ser un cañón profundo significa que sus riberas se encuentran a bastante altura y por tanto hay elementos disparadores que explican el origen de estos deslizamientos.