Trabajadores del Ministerio de Salud de Lambayeque se desangraron y quemaron fotos del presidente de la República, Ollanta Humala; así como de la ministra de Salud, Midori de Habich, al cumplir su día 11 de huelga nacional indefinida.

En forma intempestiva y ante la ausencia de agentes de la Policía Nacional, los manifestantes tomaron por espacio de 30 minutos el atrio de la Catedral Santa María de Chiclayo, donde prendieron fuego, en medio de una serie de arengas.

Luego emprendieron una bulliciosa marcha hasta llegar al cruce de las calles San José y Sáenz Peña, a pocos metros de la Gobernación Regional, donde dos de los servidores se pincharon los brazos y desangraron.

“Hemos quemado las caras de la vergüenza y de la insensibilidad porque 30 millones de peruanos estamos sin los servicios de salud (…). Médicos y asistenciales estamos en huelga; pero el Ejecutivo se resiste a solucionar nuestro pliego”, expresó el dirigente de la base del Hospital Belén, Wilmer Antón.

Manifestó que de no haber solución, la próxima semana radicalizarán aún más sus medidas de lucha, exigiendo mejores condicones laborales.

Lea más noticias de la región Lambayeque