Con Mamás del río, las gestantes pueden tener una mejor preparación para el momento del parto.

En el 2014, mientras Magaly Blas se encontraba trabajando como profesora e investigadora en la facultad de Salud Pública de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, decidió presentar en un concurso un proyecto que mejore la salud de las mamás y sus bebés. Así nació Mamás del río, pensado en las madres que Blas había visto a lo largo del río Marañón durante sus años de investigación.

Empezaron el piloto de Mamás del río en el distrito de Parinari, Loreto, porque, según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES), esta región tiene tres veces más mortalidad infantil y dos veces más mortalidad materna que el promedio nacional. Asimismo, el 65% de mujeres en áreas rurales de Loreto da a luz en su casa, y solo el 8% de bebés tienen un control periódico.

“En Mamás del río lo que buscamos es identificar tempranamente a las gestantes para que empiecen su control prenatal antes de los tres meses. Además, les hacemos visitas periódicas a sus casas para darles mensajes para promover su salud y prevenir enfermedades”, indicó Blas. “Ahora nos encontramos implementando Mamás del río en 84 comunidades en Loreto, a lo largo de los ríos Marañón y Ucayali, a 350 kilómetros de río en tres distritos: Nauta, Parinari y Saquena”, añadió.

 

El corazón de Mamás del Río

Magaly Blas señaló que el trabajo que realizan en este programa no sería posible sin los agentes comunitarios de salud, quienes se encargan de identificar y monitorear tanto a mamás gestantes como a recién nacidos. Para lograrlo, realizan seis visitas en las que capacitan tanto a mamás como a parteras, con el fin de disminuir los riesgos en cuatro momentos clave: durante el embarazo, durante el parto, después del parto y en el cuidado del recién nacido. A través de afiches, ilustran los peligros y cómo proceder en estos casos. 

Además de ello, los agentes se apoyan de la tecnología para facilitar su labor. Cada agente comunitario cuenta con una tableta, en la que recogen información tanto de la gestante como del recién nacido, a través de una aplicación. La data recolectada la envían por Internet o, de no tener conexión, se comparte por Bluetooth posteriormente. De esta manera, Mamás del río puede obtener información en tiempo real y saber la ubicación de las mamás y recién nacidos de la zona.

 

Tres pilares importantes

Esta iniciativa se basa en tres acciones principales, que se dirigen a todos los sectores implicados. En primer lugar, realizan entrenamiento al personal de salud. Para esto, trabajan en conjunto con la Dirección Regional de Salud de Loreto. Asimismo, realizan otra capacitación orientada a las parteras sobre cómo realizar un parto limpio. Esta iniciativa surgió debido a que los agentes comunitarios encontraron que los bebés morían por infecciones, por ello, se centraron en explicar los cuidados que debían tener durante el parto y empezaron a entregar el equipo de parto, el cual debía mantenerse esterilizado y en perfectas condiciones.

El último pilar es la sensibilización de la comunidad, ya que Mamás del río identificó que era necesario su involucramiento para lograr una mejora colectiva. En este sentido, los instruyen sobre la importancia de cuidar la salud de la mamá y de los bebés, así como apoyar la labor del agente comunitario de salud.  “Todo esto nació como un proyecto que no nació desde la cabeza, sino nació desde el corazón”, finalizó Blas.

¿Qué opinas?