Todo parece indicar que se trata de una conversación entre Bruno Pacheco y Zamir Villaverde.
Todo parece indicar que se trata de una conversación entre Bruno Pacheco y Zamir Villaverde. | Fuente: Foto referencial

Escucha el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

El contenido de los audios difundidos por el canal Willax no puede menos que suscitar indignación y vergüenza. Todo parece indicar que se trata de una conversación entre el entonces Secretario general de la presidencia de la República Bruno Pacheco, hoy prófugo de la justicia y el prontuariado empresario Zamir Villaverde, hoy bajo régimen de prisión preventiva. Parece una conversación de amigos que se aprestan a entrar a una época fausta de sus vidas, gracias al saqueo de recursos públicos.

En el centro de las expectativas de negocios figura el Ministerio de Transportes, donde el ministro Juan Silva gozaba del apoyo incondicional del presidente Castillo, al que los coludidos se refieren como “Pedro”. El tenor de la conversación coincide con las declaraciones de la empresaria Karelim López, quien ha decidido colaborar con la justicia para sacar a la luz una trama de corrupción, cuyo indicio material más notorio es el fajo de 20,000 dólares hallado en las oficinas de Pacheco. Desde ya el abogado César Nakasaki ha solicitado a la Fiscalía que incorpore los audios a las investigaciones en curso a varios personajes del entorno cercano del presidente Castillo.

Desde luego, la autenticidad de los audios debe ser debidamente confirmada, así como la realidad de las acciones a las que se refieren. Por ahora, estamos ante una serie de indicadores que convergen hasta constituir una actitud repugnante: la más total indiferencia ante las necesidades de la población, puesto que la única motivación de los interlocutores es el más burdo aprovechamiento de los recursos del Estado para enriquecerse y gozar de impunidad. ¿Quién es el responsable del nombramiento de Bruno Pacheco? ¿Quién debe dar explicaciones al país por la farsa de hablar de “gobierno del pueblo”? Por complicada que se anuncie su sucesión, lo mejor que podría hacer Pedro Castillo es renunciar.

Las cosas como son