Guioteca/EcologicaGS

Ante la muerte un joven de 17 años, que se convirtió en la primera víctima mortal del 2013 de la temida peste neumónica en La Libertad, ha surgido una confusión en relación con la peste bubónica y la neumónica. ¿Cuál es la diferencia, cómo se puede prevenir, qué se debe hacer?. 

Para entender la segunda, (neumónica) es necesario conocer antes el primero. El Ministerio de Salud del Perú ha descrito a la bubónica como una enfermedad infecciosa que se encuentra de forma natural en las ratas silvestres en algunas zonas del norte del Perú.

Se da cuando una rata invade la vivienda de las personas y a través de la pulga, infecta a la personas causando fiebre y dolor en los ganglios. Advierten que la enfermedad mata a la persona si no recibe tratamiento oportuno.

Los principales síntomas son hinchazón dolorosa en las axilas, cuello o ingles secas, fiebre alta, malestar general.

Una vez entendida esta, es muy importante comprender qué es la peste neumónica (la enfermedad con que murio el adolescente en la provincia de Ascope).

El Minsa explica que es la infección al pulmón que ocurre si no se cura a tiempo la peste bubónica. Se transmite de persona a persona, a través de las gotitas que viajan por el aire cuando alguien enfermo de peste neumónica tose, estornuda, escupe, habla, canta.

Por eso, al menor síntoma se debe acudir al establecimiento de salud más cercano a la casa.

La mejor forma de prevenir es manteniendo la higiene. A las pulgas les gusta las zonas que no se mantienen limpias. Estas no solo se concentran en las casas, sino también en las personas.

Tener altas las tarimas: recuerden que las pulgas saltan 50 centímetros de alto y hacia los costados. Por ello, se recomienda una tarima de al menos 90 centímetros de alto.

Cuidado al criar cuyes o conejos. No los deje ingresar al hogar.

Aleje el tacho de basura. Si lo tienen dentro, los animales transmisores de enfermedad como las ratas pueden ingresar junto con la pulga de la peste bubónica.