Manuel Delgado Parker
Manuel Delgado Parker | Fuente: RPP

Por Raúl Vargas Vega / La República

El fallecimiento de Manuel Delgado Parker ha coincidido con momentos particularmente difíciles para el país al que tanto amó. De no haber mediado una cruel enfermedad, estaría, como lo hizo por tantos años, señalando posibilidades que saquen al Perú de vicisitudes, desengaños y contiendas, con paciencia y múltiples acciones.

Manuel Delgado hizo posible el periodismo en la radiofonía, siguiendo la huella de su padre, puso en ello lo mejor de sí y avizoró una sociedad democrática. Tras tantas décadas en las que, la libertad de prensa y opinión se vieron amenazadas o simplemente no contribuyeron a un debate en profundidad, Manuel Delgado hizo posible el desarrollo de la radiofonía utilizando los mecanismos de la libertad de prensa y opinión para que contribuyeran a un clima de optimismo y comunicación de valores y defensa irrestricta de la libertad de opinión.

Indudablemente, muchas de sus calidades eran herencia de una familia que desde el dominio de su padre, Genaro Delgado Brandt, dirigió su camino hacia la radio y difusión, hasta ampliarla a ambos horizontes de la comunicación multiplicada, con nuevos instrumentos (periodismo radial, en televisión, en ampliación de fronteras y presencia unánime del Perú unitario y vasto).

Como Lima, el Perú en su conjunto ha estado presente a lo largo de la actuación periodística de la primera cadena nacional de radio del país. Hablamos del año 1963, cuando sale al aire Radio Programas del Perú, trasmitiendo una programación nacional en simultáneo de 12 horas diarias. En el primer aniversario de RPP ya conseguía sintonía nacional en todos los ámbitos.

En noviembre de 1971, el gobierno militar decide estatizar el 51% de las acciones de la televisión privada. Manuel Delgado Parker renuncia a su cargo en señal de protesta por el despojo y decide apartarse de la dirección de sus medios de radio y televisión en el Perú.

Los siguientes 8 años acrecienta su experiencia internacional en materia de radio y difusión, conduciendo convenios y asociación con el canal 11 de Puerto Rico, el 22 de los Ángeles y 40 de San Francisco, California. Nueve años más tarde, en 1980, con el retorno de la democracia, el gobierno de Belaunde devuelve los medios de comunicación a los legítimos propietarios. Manuel Delgado Parker, de regreso al país, retoma la presidencia de RPP. Es un momento crucial en virtud del cual el número de emisoras afiliadas se conecta con el sistema de microondas contando entonces con una programación exitosa las 24 horas del día.

El país vive una vasta comunicación después de 10 años de dictadura y, entonces, se produce una empatía clamorosa entre el público ávido de información libre y la consolidación de una democracia respetada y respetable. Los años siguientes fueron años muy ricos de crecimiento de información y de implantación de métodos modernos, entre ellos el satélite que conecta la Red Nacional de Emisoras, y Radio Noticias se constituye en la primera emisora en América Latina en usar el satélite para conectar su red nacional de emisoras. Bien podría decirse que el esfuerzo radial y televisivo le permitió a RPP Noticias usar también el satélite para reforzar su red nacional de emisoras.

De 1989 en adelante, el crecimiento del grupo RPP permite la fundación de la Sociedad Latinoamericana de Radio y Difusión, fundada por Manuel Delgado Parker, que conforma una red de radios de Ecuador, Colombia, Venezuela, Bolivia y Argentina. Manuel Delgado Parker fue elegido presidente de la sociedad por tres periodos consecutivos.

Es a partir de 1998 que se forma el grupo RPP propiamente dicho, que dirigirá Manuel Delgado Parker junto con sus hijos Hugo, Manuel y Frida Delgado Nachtigall. Los años subsiguientes serán testigos de consecutivos logros y liderazgos de las audiencias por parte del grupo de RPP. Durante los últimos 26 años, RPP ha sido el medio con el mayor número de peruanos que se informan y en ese periodo ha podido mantenerse con un alto grado de confianza y credibilidad.

Al cumplir los 50 años de existencia en 2013, Manuel Delgado señala en un texto que equivale a la consagración de RPP: “Con nosotros (RPP) he conocido las sucesiones democráticas de los gobiernos, la promulgación de dos constituciones, los abusos del poder cuando han ocurrido, la barbarie terrorista que pudimos resistir con la luz de nuestras trasmisiones al servicio de millones de oyentes angustiados, hemos testimoniado las inclemencias de nuestra naturaleza, las inundaciones y terremotos, y con ese testimonio hemos querido también facilitar el auxilio oportuno para miles y miles de damnificados”.

En esa misma ocasión, Manuel Delgado señaló que debemos de agradecer la unánime contribución de todos quienes han laborado en nuestra emisora, creadores y técnicos. Todos juntos forjamos el estilo de RPP, una creación que es un sello distintivo y una garantía. Cordialidad ante todo público, respeto a los hechos, reflejo de múltiples voces y vivencias, culto a la verdad. Esa construcción es colectiva y perdurable.

Independientemente de la audacia empresarial y el estar a la vanguardia tecnológica constantemente, otro aspecto de enorme fuerza es la aceptación que el público nacional e internacional tiene con respecto al grupo RPP. No hay acontecimiento, que haya significado dolor, estremecimientos, preocupaciones, cóleras y esperanzas, que no se haya reflejado en momentos cruciales en las ondas de RPP. Pero, sobre todo, lo que tiene también una significación muy especial en momentos en los que las rabietas, las insidias y las polémicas se tornan cada vez más peligrosas contemporáneamente. Es importante poder felicitar todo ejercicio de prensa, todo ejercicio de análisis de objetividad y de equilibrio, todo respeto al público, al lector y al oyente. Son conquistas que, requieren ser doblemente reforzadas en un país difícil y complejo pero que al mismo tiempo tiene la perduración de los siglos y el esfuerzo de millones de peruanos. Este ámbito de cordialidad y de comprensión, de reflejo auténtico y objetivo de los acontecimientos, la inclusión de la voz propia de la ciudadanía, el interés mayúsculo acerca del Perú profundo, del Perú provinciano, del Perú trabajador, del Perú empeñado en salir a delante, nos habla de la necesidad de redoblar el esfuerzo para poder consagrar firmemente la condición democrática, progresista y auténtica del Perú. He ahí un mensaje radial y periodístico inconmovible.

Estas son la lección y el mensaje, la contribución de Manuel Delgado Parker, que ocupa ya un lugar señero en lo que ha sido y es tarea de todos los días: construir, crear y mejorar la democracia. Un enorme legado que no se olvidará.