Al cumplir doce días de huelga indefinida, los trabajadores de la Corte Superior de Justicia de Arequipa escenificaron el Vía Crucis y se desangraron en la Plaza de Armas.

La medida de protesta se inició en la plaza España donde el trabajador Jesús Guillén representó a Cristo y cargó una cruz de madera hasta la Plaza de Armas de la Ciudad Blanca, siendo seguido por los huelguistas.

En la representación dos soldados romanos azotaban a Cristo, quien también era seguido por cuatro mujeres vestidas de negro y al llegar a la plaza mayor de Arequipa fue crucificado y otros trabajadores se desangraron, radicalizando su medida de fuerza.

La subsecretaria del Sindicato de Trabajadores del Poder Judicial en Arequipa, Marleni Huaranca, precisó que recibieron el apoyo de los magistrados, quienes se solidarizaron con su protesta y una bancada del Congreso de la República apoya el pedido de retirarlos de la Ley del Servicio Civil.

Lea más noticias de la región Arequipa