A 31 kilómetros del distrito de Ondores, en la provincia de Junín, se ubica el centro poblado de San Pedro de Pari, cuya historia y reconocida arquitectura inició en 1612, para mantenerse erguida a orillas del lago Chinchaycocha.

Al llegar a la comunidad se aprecia el esplendor de la arquitectura colonial, siendo el templo de San Pedro de Pari, uno de los monumentos más destacados de la provincia. Su carga histórica y cultural hizo que fuera declarado Monumento de la Nación por el Instituto Nacional de Cultura en 1996.

La historia de este templo se remonta al año 1540, fecha en la que fue construido, cuando la orden Sacerdotal Mercedaria llegó para evangelizar a las comunidades del lugar.

Este templo es importante por su diseño colonial inspirado en las escuelas del siglo XVI y por su estructura y los motivos andinos que lo acompañan.

En el interior, el altar principal es tallado en madera y revestido con pan de oro, mientras que los altares laterales fueron trabajados en yeso. Asimismo, en una de las paredes resalta la pintura mural de la Última Cena.

En el exterior, una imponente torre de piedra labrada con argamasa de arcilla, al igual que el templo entero, lo convierte en una de las iglesias más antiguas de América.

Por otro lado, para terminar de deleitar a los visitantes, a este importante atractivo arquitectónico se suma la belleza natural del lago Chinchaycocha. Cuando el agua del lago se incrementa, se inundan los alrededores del templo, quedando éste como una construcción de roca flotando sobre el agua.

Sin embargo, este importante atractivo necesita mayor mantenimiento por parte de las autoridades, pero a 4125 m.s.n.m., una dosis de historia y cultura los espera en el templo de San Pedro de Pari.

Por: Lizzet Paz

Lea más noticias de la región Junín