Aunque el alcalde de Ica, Mariano Nacimiento Quispe, quiso a la fuerza elegir a la reina de la Vendimia al ordenar el ingreso de público al estadio "José Picasso Peratta", se cumplió con suspender todas estas actividades debido a la emergencia sanitaria que afronta la ciudad sureña por el colapso de las redes de alcantarillado.

Así lo constató la corresponsal de RPP Noticias, quien había informado que el presidente del comité organizador, Moisés Navarro Zea, pidió a las personas que se encontraban en el recinto deportivo que desalojaran el lugar.

Pasadas las 11.30 de la noche del sábado se apagaron todas las luces del estadio.

El burgomaestre iqueño salió raudamente sin brindar declaraciones a la prensa, escoltado por su personal de seguridad.

Se informó, además, que unas 300 a 400 personas habían ingresado al coloso iqueño por disposición de la autoridad edil. Por esta acción tuvo un altercado verbal con un comandante de la Policía.

Mientras esto ocurría, Moisés Navarro firmaba el acta de suspensión con la fiscal de Prevención de Delito, Betty Pérez, el gobernador Ricardo Sánchez, el coronel PNP José Luis Saavedra, entre otras autoridades, en una de las oficinas del Ministerio Público de esta ciudad.

Nueve hermosas jovencitas aspiraban a ser la reina de la Vendimia 2012.