Una joven madre de familia perdió trágicamente la vida cuando se desplazaba en un ómnibus que se despistó y cayó a un abismo de 300 metros de profundidad en la vía Chimbote - Carhuamarca en Áncash.

No obstante momentos antes de morir, Deysi Luna Mejía de 23 años de edad logró salvarle la vida de su pequeña hija de dos meses de nacida tras protegerla con su cuerpo del impacto.

El hecho se produjo cuando el ómnibus de la empresa de transportes Santa Anita cayó a un precipicio luego de que el conductor Elvis Estrada Paucar (34) perdiera el control de la unidad al parecer por fallas mecánicas.

Los pasajeros de este vehículo incluyendo a la menor fueron trasladados al Hospital La Caleta, mientras que la policía aún investiga las causas del accidente de tránsito.