Ejecutivo declaró el estado de emergencia en Challhuahuacho. | Fuente: RPP Noticias

Comuneros de Fuerabamba continúan con su medida de protesta en la zona conocida como Manantiales, en el acceso a la mina Las Bambas, luego de que el Gobierno declarara el estado de emergencia en Challhuahuacho. En este lugar, un grupo de personas llegó desde muy temprano pese al intenso frío para compartir un desayuno y esperar la llegada de sus dirigentes. También se apreció a algunos policías para resguardar a los manifestantes.

En breves declaraciones, los comuneros indicaron que continuarán con su medida de lucha hasta lograr la liberación del dirigente Gregorio Rojas Paniura y de sus dos asesores, quienes permanecen detenidos por presuntamente realizar actos de extorsión y de perturbar el diálogo del Ejecutivo con las comunidades de la zona. En ese sentido, amenazaron con no participar en la reunión con el Ejecutivo del 9 de abril en Lima.

En el puente Challhuahuacho, una de las vías de ingreso a este distrito, se pudo apreciar que esta mañana no trabajaron los vehículos que realizan servicio de transporte interregional a Cusco y a Abancay. Ante esto, las personas que necesitan realizar estos viajes buscaron servicios alternativos como los colectivos.

Estado de emergencia en Challhuahuacho

El Poder Ejecutivo declaró el estado de emergencia en el distrito de Challhuahuacho, provincia de Cotabambas, departamento de Apurímac, y prorrogó el estado de emergencia declarado en parte del Corredor Vial Apurímac - Cusco - Arequipa.

La medida fue dispuesta a través de un decreto supremo de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), publicado en las Normas Legales del Diario Oficial El Peruano, edición extraordinaria.

El estado de emergencia en el distrito de Challhuahuacho, de la provincia de Cotabambas del departamento de Apurímac es por 15 días calendario, a partir del 29 de marzo de 2019. En esta zona se registra un conflicto entre los pobladores con la mina de cobre Las Bambas, operada por el consorcio australiano-chino MMG.

¿Qué opinas?