Antes de la pandemia los fotógrafos ganaban entre 100 y 120 soles diarios, pero ahora solo obtienen 30. | Fuente: RPP/Arequipa | Fotógrafo: Christian Ramos

Luego de estar medio año sin captar las sonrisas de las personas que visitan la Plaza de Armas de Arequipa por la cuarentena, 18 fotógrafos retomaron su trabajo en la fase tres de la reactivación económica ofreciendo inmortalizar con sus cámaras un momento feliz de los visitantes.

El fotógrafo, Eusebio Turpo, contó a RPP que lleva trabajando 35 años en la plaza de armas y antes de la pandemia ganaba entre 100 y 120 soles diarios, pero ahora solo logra obtener 30 soles. “Sólo alcanza para comer”, dijo.

Turpo ha tenido que reinventarse para evitar contagiarse del nuevo coronavirus, es por eso que pide a sus clientes que guarden el metro y medio de distancia y tengan bien puesta su mascarilla.

Pese a la masificación de los celulares muchas personas prefieren tener un recuerdo impreso retratado por las manos conocedoras de estos señores que en su mayoría pasan los 50 años.

Algunos fotógrafos tienen sus impresoras portátiles de fotografías y en menos de cinco minutos tienen lista la toma para entregársela a su cliente. Otros, en cambio, se toman unos minutos más porque imprimen las fotografías en locales cercanos a la Plaza de Armas a donde acuden corriendo para no hacer esperar a sus compradores.

Los fotógrafos ya no utilizan cámaras análogas (a rollo) porque hace algunos años se modernizaron y entraron a la era digital con cámaras modernas.

Muchos de estos hombres tomaron fotografías inéditas del terremoto que sucumbió la ciudad en junio del 2001 donde 74 personas fallecieron. Gracias a esas imágenes el desastre quedó inmortalizado en la historia.

La Plaza de Armas de Arequipa es uno de los lugares favoritos de los visitantes y de las familias arequipeñas para tomarse fotografías. Algunas las hacen con el fondo de la Basílica Catedral, otras con la pileta central coronada por la esfinge del Tuturutu y también con el fondo del templo de la Compañía de Jesús.