Arequipa | Sala Penal de Apelaciones determinó que no existe una red criminal de tráfico de niños

Jueces ordenaron liberar a Cinthia Tello Preciado, presunta cabecilla, y Khaty Quinteros Quispe. Indican que no hay pruebas de que la pareja del exdirector de la Policía, Raúl Becerra, compró una niña para traficarla.

Cinthia Tello Preciado, acusada de tráfico de niños, recuperará su libertad después de dos meses. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Difusión

La Cuarta Sala Penal de Apelaciones de Arequipa determinó que no existen pruebas para determinar que Cinthia Carolina Tello Preciado lideraba una organización criminal dedicada a traficar con niños.

Luego de esa conclusión, los jueces Orlando Abril Paredes, Fernán Fernández Ceballos y Sandra Lazo de la Vega, resolvieron dejar en libertad, con comparecencia restringida, a la organizadora de certámenes de belleza Cinthia Carolina Tello Preciado. Dispusieron que pague una caución de 50 mil soles para recuperar su libertad en las siguientes horas.

Según Tello Preciado, compró a la niña Lucianita, de 5 meses de edad, a una pareja de peones del distrito de Majes, para criarla y educarla. La Fiscalía sostenía que la intención era venderla.

Los magistrados desvirtuaron que haya existido una red criminal dedicada a traficar con niños y con órganos, como se comentó en algún momento. Por eso rectificaron la decisión de la jueza Danitza Sánchez quien dictó prisión preventiva para tres presuntos integrantes de la organización.

Kathy Quinteros Quispe, otra de las implicadas, recuperó su libertad y solo cumplirá comparecencia simple. Según los jueces, se demostró que ella no tenía conocimiento de la compra de la niña.

En este caso también se vio involucrado el exdirector de la Policía, general Raúl Becerra Velarde, pareja de Cinthia Tello. Él recuperó su libertad a los pocos días de detenido. Manifestó que fue sorprendido por Tello Preciado porque le dijo que estaba embarazada y que Lucianita era su hija.

A decir de los jueces, si bien Tello Preciado actuó de manera ilícita al captar y comprar a Lucianita, las pruebas expuestas por la fiscalía no dan indicios de que la menor fuera a ser destinada para fines de explotación, como la venta posterior que, según diferentes tratados, es un requisito para tipificar la trata de personas.

En tanto, para el principal cómplice, Roque Yáñez Quispe, se anuló su resolución de prisión preventiva, sin embargo, se dispuso que un nuevo juez de investigación preparatoria vea su caso y, mientras se espera un fallo, permanecerá encarcelado.

¿Qué opinas?