Han pasado más de tres meses y las cifras oficiales señalan que hay nueve mil 12 infectados y el número de fallecidos ascendió a 226 en Arequipa. | Fuente: RPP Noticias

Hoy, martes 23 de junio, se cumplen 100 días de la cuarentena dispuesta por el Gobierno para enfrentar la pandemia de la COVID-19. Varios sucesos marcaron este periodo en la región Arequipa, donde la cifra de contagiados está cerca de los 10 mil casos.

En marzo, el Ministerio de Salud anunció el primer caso del nuevo coronavirus en la ‘Ciudad Blanca’, un peruano que viajó a Reino Unido.

Desde ese momento han pasado más de tres meses y las cifras oficiales señalan que hay nueve mil 12 infectados y el número de fallecidos ascendió a 226.

Desde que el presidente Martín Vizcarra declaró el estado de emergencia nacional, las diferentes autoridades han tomado medidas para frenar el incremento de casos, pero la cifra de contagios fue subiendo.

Los primeros en contagiarse fueron los policías, durante sus labores de patrullaje en los diferentes mercados de la ciudad. Era inevitable no infectarse, ya que los ambulantes y colectivos informales invadieron las calles y las avenidas.

La jefa del Comando de Operaciones COVID-19, Pilar Mazzetti llegó a Arequipa el nueve de abril y se conformó el Comando Regional que tomó decisiones drásticas como suspender el transporte público y cerrar los mercados más grandes en la región. En un principio, el número de contagios aumentaba de a pocos, hasta que en las últimas semanas se desbordó.

La semana del 15 de junio una mujer murió en la puerta del Hospital Honorio Delgado de Arequipa por falta de atención médica y otra se vio obligada a dormir junto a un cadáver por la falta de camas. Muchos pacientes fueron atendidos en el suelo por falta de oxígeno medicinal y camas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Fiorella Villegas pasó por esta experiencia, pues su madre estuvo más de tres horas en una ambulancia esperando atención médica. Ante la insistencia, la colocaron junto a un cadáver.

Tras esta situación, el 22 de junio, el ministro de Agricultura, Jorge Montenegro, y el comando regional tomaron la decisión de acordar una inmovilización total, por siete días, para darle un respiro a los hospitales. Además, la medida que suspende las actividades del sector público y privado, también paraliza el transporte público y taxis.