Pobladores se oponen a que fallecidos por la COVID-19 sean enterrados en cementerio de la localidad.
Pobladores se oponen a que fallecidos por la COVID-19 sean enterrados en cementerio de la localidad. | Fuente: Foto referencial

Los pobladores de la comunidad campesina de Trapiche, ubicada en el distrito de Sicuani, provincia de Canchis (región Cusco), impidieron el entierro de un fallecido por la COVID-19 en el cementerio general de la localidad.

Los comuneros manifestaron que la Beneficencia Pública de Sicuani realizó un convenio con el Hospital Alfredo Callo, pero sin ser consultados. Por esta razón, se reunieron con las autoridades locales y acordaron prohibir el entierro de las víctimas del nuevo coronavirus.

A raíz de estas protestas y por temor a ser agredidos, el personal de una funeraria, que brindaba los servicios a una familia, abandonó el féretro en medio de la pista para luego recogerlo ante la insistencia de la policía.

Los comuneros también denunciaron que las autoridades ingresan al camposanto fuera del horario de atención y, además, traen fallecidos de la COVID-19 de Arequipa y Puerto Maldonado.

Los pobladores solicitaron la implementación de un cementerio COVID-19 para atender esta problemática.

La Dirección Regional de Salud de Cusco informó que, hasta el momento, la región tiene registrado 19 396 casos positivos y, en la provincia de Canchis, se han confirmado 471 contagios.

Sepa más: