Can murió por una infección generalizada. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Cortesía

Sumac Tika, así fue llamada la perrita de al menos 10 años, rescatada del río Huatanay, en Cusco, luego de haber sido arrojada por personas desconocidas, quienes la metieron a un saquillo junto a una enorme piedra para asegurarse que muriera.

Tras varias horas de luchar contra la muerte, esta mañana perdió la batalla y dejó de existir a pesar de los esfuerzos de médicos veterinarios quienes la atendieron desde la noche de ayer que fue recogida de las calles.

Resulta que luego del rescate, la perrita volvió a ser abandonada en el distrito cusqueño de San Jerónimo y ayer por la noche, tras una intensa lluvia, fue auxiliada por integrantes de una asociación proanimalista quienes la llevaron a una veterinaria.

Una infección generalizada, sumada a un cuadro de hipotermia, complicó el estado del can “al parecer tuvo crías hace poco, estaba muy mal”, señaló la médico veterinario Maritza Yucra, quien lamentó que la perrita no recibió ayuda a tiempo.

Luego de una breve ceremonia, Sumac Tika (hermosa flor en español), fue enterrada en el sector de Santa Ana, en Cusco.

Sin sanción

Mónica Chacón, representante de la Asociación Pataz, señaló que no es la primera vez que se registran actos similares en la ciudad “hemos puesto hasta 4 denuncias de casos similares y hasta el momento no hay respuesta”, dijo.

Ante esta situación, organización pro animalistas de Cusco, organizan una protesta este jueves a las 10 de la mañana en la plazoleta Pumaqchupan, ingreso a la avenida el Sol.


¿Qué opinas?