Dispensadores de comida
Antes del cierre de negocios, los restaurantes y negocios alimentaban a los perros abandonados. | Fuente: Cortesía

Un grupo de 20 jóvenes voluntarios llamado Kuska, vocablo quechua que significa juntos, colocaron dispensadores de comida gratis para canes abandonados en la provincia de Angaraes, región Huancavelica.

"Los perros estaban muy descuidados, antes de la COVID-19 se alimentaban de la comida de la calle o sobras de restaurantes, ahora que todo está cerrado no había para comer", contó Ángela, una de las integrantes de Kuska.

Según dijo, también proyectan realizar esterilizaciones a los perros de la ciudad para controlar la natalidad de estas mascotas.

Durante la pandemia, los jóvenes de Kuska también llevaron alimentos a personas en situación vulnerable. | Fuente: Cortesía

Ayuda a los más necesitados

Los jóvenes también han llevado ayuda a personas en situación de pobreza, por ello, colocaron una mesa y un cartel que decía "Si tienes, aporta, y, si necesitas, lleva".

A través de los presidentes comunales de la zona identificaron a personas en situación vulnerable para llevar alimentos de primera necesidad hasta la puerta de sus hogares.

Ellos esperan que otras personas y empresas se sumen a esta obra social para seguir ayudando a más pobladores y mascotas abandonadas en la zona.