Navidad 2018 | Comercio informal invade las calles del centro de Trujillo

Esta es la otra cara de la fiesta navideña en una de las ciudades más importantes del Perú, donde la vía pública es una bomba de tiempo.

"No se puede ni caminar siquiera, tienen sus tiendas pero salen a la calle. Años atrás no había esto ¿El concejo (municipal) qué hace? Nada", se lamentó una mujer que sorteaba el camino para evitar los encontronazos con otros peatones y, sobre todo, con comerciantes informales que tomaron las calles del centro de la ciudad de Trujillo, y que parecen multiplicarse en época navideña. 

En medio de esta tarde nublada de verano, la avenida España, los jirones Gamarra, las calles Francisco de Zela y Sinchi Roca son parte de la geografía urbana que se convirtieron en una bomba de tiempo: lucen con especies de bazares levantados con cartones, plástico, costales y piezas de hierro. Esta última calle está ocupada a tal punto que los autos no pueden desplazarse por ahí.

"Esto es pésimo porque malogra el orden, el ornato de la ciudad", se quejó otro transeúnte que intentaba avanzar lo más rápido dejando atrás a maniquíes, ropas en colgares protegidas con sombrillas, triciclos con comidas al paso, y gente que a punta de vozarrón invita al público a conocer sus mejores ofertas. Los desalojos no resultaron ser el antídoto. Algunos creen que la guerra contra la informalidad está perdida.   

Más de 3 mil comerciantes informales invaden las calles de la capital liberteña y el 60 por ciento lo genera generan los formales que extienden sus negocios en la vía pública, indicó en RPP Noticias el electo alcalde provincial de Trujillo, Daniel Marcelo, quien les dio tres semanas de plazo para despejar las calles. Un sector de la informalidad lo integran ciudadanos de nacionalidad venezolana.

La abogada y analista en temas tributarios, Martha Bringas, subrayó que "el gobierno local debe liderar la erradicación del caos producto de la informalidad que hoy impera. No podemos sentirnos orgullosos de la Marca Trujillo (distinción para promover el turismo) de una ciudad que no ha derrotado el desorden".

¿Qué opinas?